lunes, 25 de junio de 2012


Te me vas escapando entre los dedos, como se me escurren estas palabras sobre el papel; como descienden o mejor dicho caen de mi boca en silencio, pequeñas ratitas autómatas que sin quererlo yo, forman tu nombre, forman tu cuerpo, forman y deforman lo que yo creo de ti. Cuántas veces las he reprendido, cuántas amor, cuántas veces insistí en ello; las confesiones ni a los curas ni a religiosos ni a nadie que pueda escudriñar un corazón. Igual lo hacen, siguen formando un cielo y un infierno en cada página que escribo. Ya no soy más dueño de ellas, ya perdí esa batalla. Ellas son dueñas de mí, me usurpan, me derrotan, como me derrotó tu mirada una tarde de primavera u otoño, ya no lo recuerdo, porque no importa, importa que bajo el sol que bañaba esas horas fuiste mía, te hice mía para siempre y que ahora te me vas escapando, y ya no tengo forma de asirte a mi…

sábado, 16 de junio de 2012

"...porque aunque hiciéramos tantas veces el amor la felicidad tenía que ser otra cosa, algo quizá más triste que esta paz y este placer, un aire como de unicornio o isla, una caída interminable en la inmovilidad."


¿Porque tantas renuncias? Partirse la cara contra ese espejo invisible que nos devuelve una imagen hermosa, como de circo o dulces. Y por fin entender que mas allá de eso no existe ni circo ni felicidad y que por mas que busquemos la tan mentada felicidad, nunca se hallara detrás de flojos relieves, de densos instantes. Es cierto, terriblemente cierto que nuestra búsqueda tiene que ser otra cosa que el placer o la satisfacción...pero cual...¿cual es?



martes, 12 de junio de 2012

Tatuado en el Alma



No Te Salves


No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo


Pero si pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
No te quedes conmigo.


Mario Benedetti



miércoles, 6 de junio de 2012







Despertarse y encontrar una cama vacía, un rostro ido, una imagen de la soledad...
¿cuando dejaremos de estar solos entre tanta gente?

- Never in the puta life!

Eso irónicamente reconforta, queda tanto por escribir...