jueves, 17 de octubre de 2013

For no one...



Supongo que llegara el día en que no nos necesitemos mas,  ni siquiera para extrañarnos. El día en que el perfume de los besos y los temblores de las caricias se habrán perdido en el éter. Tu voz será solo un sonido ajeno, extraño. Y las palabras de amor que nos dijimos alguna vez habrán creado criaturas extrañas y melancólicas en algún rincón del universo antes de desaparecer para siempre.



viernes, 4 de octubre de 2013

EL visitante (final)


Sábado 9 de octubre



No pude arreglar la escopeta. La comida se me terminó hace tres días. Ya no me queda ni agua ni cerveza y el poco licor que tenía me lo tome anoche, recostado sobre la ventana, maldiciendo a la figura, al visitante. Tiene que ser un hombre ¿verdad? como podría una
mujer soportar tan terrible asedio, tantos días en pie, tantos sin agua ni comida, pero… ¿Y si es ella? ¿Si me encontró a pesar de todo? ¿Si viene por mí de una vez?

Ahora está tan cerca que podría saberlo, pero la suciedad en los vidrios y la merma en mi vista producto del hambre y la sed y el sueño no me permiten ver con claridad. La siento, siento su asqueroso aliento cerca de mí, la siento en el aire, en mi respiración cansada, aún no está frente a mí pero se me metió en el alma, por los ojos. No puedo resistirme, estoy débil, cansado, sin fuerzas. El pulso me tiembla, mis letras son apenas legibles, cada vez escribo peor…


Domingo 10 de octubre



Me desperté tirado en el suelo.
Creo que todas mis fuerzas se desvanecieron, me siento hecho de papel. Así siento mi cuerpo, mis brazos, los brazos que en otro tiempo atacaban la madera con el hacha, que eran omnipotentes, ahora apenas si me obedecen.
Qué triste fantasma de mí, que…
Esperen…siento pisadas en mi entrada, siento crujir la madera. El visitante ya está aquí.

Tocan a la puerta, dos veces, con vehemencia.

Me arrastro, me incorporo, no puedo dejar de escribir, es ahora, es el final, debo abrir.
Grito: ¡¿Quién es?! Pero nadie me responde. No tengo opción, debo abrir.

Corro el pasador, una ráfaga de aire empuja la puerta de par en par…


                                      Fin

martes, 1 de octubre de 2013

El visitante (5ª parte)


Domingo 3 de octubre



Anoche soñé con el visitante. Me quede dormido en el escritorio que da a la ventana. Estoy casi seguro de que es un hombre, había algo en el sueño que así me lo sugería. Yo estaba parado frente a la puerta y la abría con impaciencia; bruscamente tomaba el picaporte y la abría como queriendo recriminar al que se encontraba del otro lado. Pero cuando abría la puerta me encontraba a mí mismo del otro lado, es decir, yo era el visitante.
Entraba y cerraba la puerta detrás de mí e inmediatamente tocaban y lo mismo volvía a pasar, solo que esta vez me veía en tercera persona, me veía solo en la cabaña, me veía triste y expectante por una figura a la que seguía esperando y a la cual no podía ver a pesar de mi omnisciencia.
Desperté sudando. Todavía era de noche. Algo en la oscuridad me sugirió que el visitante seguía allí, acechando en la oscuridad.