jueves, 16 de octubre de 2014

Instrucciones para deshacerse de un grillo

Se debe tener cuidado de subestimar al pequeño insecto. Por mas que las fábulas infantiles lo pongan en un lugar tierno y hasta pintoresco, el grillo una vez ingresado en la casa pasa a ser un habitante mas. Algo así como el pariente indeseado que viene de visita y no se quiere ir. Se comporta mal, cínicamente se pone a cantar en el momento en que la casa ha quedado silenciosa, quebrando la paz del lugar. Pero lo que lo hace mas indeseable aún, es que la criatura parece sentir nuestro acecho, por lo que cada vez que nos aproximamos detiene su canto y se llama a silencio. Lo que no sabe es que eso ayuda a encontrarlo. Por lo que basta ir tanteando la casa, bajo los muebles, hasta que el canto se detenga, señal de que estamos cerca. En esté momento es crucial detenerse por completo, como si la vida fuera en ello y esperar a que el intruso vuelva a cantar, delatando su posición y dándonos la oportunidad de revolearle una chancleta o lo que se tenga a mano.
Publicar un comentario