miércoles, 21 de septiembre de 2016

Spinetteando





Nací como nace un capullo, como nacemos todos,
junto al amor de los míos, que me dieron el sentido y el cuidado.
Crecí día a día, como lo hemos hecho todos
y al abrigo del hogar fui empezando a entender.
Por momentos jugando, vi las cosas perfectas, y el mundo infinito.
Ahora comprendo que el infinito no ha cambiado:
está presente cuando miramos al cielo los que lo amamos.

Luis Alberto Spinetta
Publicar un comentario en la entrada