miércoles, 12 de septiembre de 2012

Un hombre siempre persigue ambiciones. Para los que pareciera que no, pienso en dos caminos; o nada los motiva a vivir (y eso siempre es peligroso) o su ambición es tan intima, tan secreta e inconfesable que también habría que temerles.
Publicar un comentario