jueves, 11 de abril de 2013



“No puede ser que la vida sea tan absurda, tan repulsiva… Y si es tan absurda y tan repulsiva, ¿Por qué morir, y morir sufriendo?… Siempre lo mismo. Apenas brillaba una gota de esperanza, se encrespaba en el mar de la deseperación” (Leon Tolstoi. “La Muerte de Iván Ilich”)
Publicar un comentario