lunes, 30 de septiembre de 2013

El visitante (4ª parte)


Miércoles 22 de septiembre



No escribo hace días porque estuve ocupado buscando algún tipo de arma para defenderme. Logro ver bastante clara la silueta del visitante, pero los vidrios sucios no me permiten distinguir si va armado. Por eso me impuse la tarea de fabricar algunas armas con la madera de la cama. Desde hace un rato me persigue la idea de arreglar la vieja escopeta que perteneció a mi padre. Creo haberla guardado en lo alto del ropero. Sé que será algo inútil, porque intenté arreglarla una vez en el pasado, sin suerte y, ahora que la necesito, no la tengo. El esfuerzo será vano porque estoy en peores condiciones que antes, no puedo salir a comprar algún repuesto o herramienta.
Publicar un comentario