viernes, 28 de noviembre de 2014

De busquedas...

¿Es verdad que escribo?
¿No son solo las cicatrices de mis dedos?
¿No tienen mis palabras siempre el terrible presagio de no ser?
An, chiquita, te hablo como un fantasma
¿Recordás que te pregunté si todo esto tenia sentido?
¿Cómo dos seres como nosotros se encuentran de la nada,
como culpar al destino o a la suerte?
Mis días se volvieron una búsqueda sagrada
tengo miedo de no ser
tengo ser de no miedo

En las noches mientras cantan los grillos
mientras todos duermen
yo no me encuentro como para dormirme
yo me pierdo en la tormenta
                                                                                (Quizá podrías acariciar mi sien
                                                                                   para quedarme dormido en ti)


Publicar un comentario