domingo, 2 de noviembre de 2014

Giros...






Ella giró  su cabeza buscando escapar a la pregunta que él le había hecho. Todavía no entendía lo terco que se ponía cuando buscaba encontrar respuestas. El viento se llevaba la mayoría de la lluvia pero de vez en cuando alguna que otra gota resbalaba por la madera del techo y caía sobre el hombro de N. Ella sin mirarlo le dijo: - Córrete que te vas a mojar todo, bobo.

- Primero contéstame la pregunta...

La respuesta estaba escondida muy cerca de sus labios pero ella  no la quería dar...sabía que era una sentencia...un golpe duro y final...quizá no lo vería mas...entonces lo evadió.

- ¿Tu hermano como anda? Lo vi el otro día cruzando la ruta, iba como endiablado...¿todavía sigue con O?

- Si, todavía...pero no estábamos hablando de eso...¿porque te cuesta tanto admitirlo? los errores son afirmaciones también, formas de decir las cosas, decisiones que se toman...nada en la palabra error es casual...un error no es una equivocación, es una actitud disfrazada.

- Ya lo se, quizá mi error fue empezar todo esto...dejarte entrar en mi mundo que es absurdo y complicado.- Ella se volvió y lo miro a los ojos.- ¿No hay forma de que te quedes sin saberlo? ¿Aceptar que hay cosas de las que no sirve saber, que son escoria de las cosas importantes de la vida?

- Vos mas que nadie sabés que no puedo escapar de las afirmaciones. Llamame loco u obsesivo pero necesito hacer encajar todas las piezas de este rompecabezas. Es un ...

- Es una locura- lo interrumpió ella y lo miró a la cara-. Es un sin sentido, nunca vas a poder entender el todo del todo.

- Igual voy a intentarlo...sino no puedo ni dormir. Los días se me hacen pesados y pegajosos. Es como una maldición ¿entendés? Solo necesito una respuesta, la que sea, la pieza recortada si querés, de otro juego, pero que me sirva para completar esta historia estúpida que inventamos.

Ella volvió a perder su mirada. Buscó en el paisaje un respiro, un apoyo. A lo lejos vio un pájaro que se elevaba en el aire. Subía alto para luego largarse en caída libre y no corregía la caída sino hasta ultimo momento. Lo supuso cazando, quizás solo jugaba con su sombra o estaba intentando lo mismo que N,  pero de un modo mas radical. Tomo una bocanada de aire que exhalo inmediatamente. No lo miro, ni por un segundo busco sus ojos que sabría no volvería a ver. Solo se limitó a decirlo. A perderlo. El  giro en el aire como el pájaro. El aliento de N se volvió fantasma. La gota esta vez le cayo a ella.
Publicar un comentario