miércoles, 23 de mayo de 2012

Impetu


No te merezco, ni una sola fibra de mi ser merece tu tenacidad. Soy un manojo de nervios, un brote en la tormenta, uno mas que se rindió.
¿Como amarte si soy una vasija a medio hacer, desprolija, con fisuras por todos lados? Algún dios caprichoso e indolente se esforzó poco en hacerme ni que decir en completarme. Me voy armando de a poco, como un lego de piezas desiguales.
Tiemblo ante la mirada de los demás.
Y soy tan irreal que temo desarmarme,
ante el ímpetu con que late mi corazón.

Publicar un comentario